¨Amor hacia los hermanos¨


"Todo aquel que cree que Jesús es el Cristo, es nacido de Dios; y todo aquel que ama al que engendró, ama también al que ha sido engendrado por él. 2 En esto conocemos que amamos a los hijos de Dios, cuando amamos a Dios, y guardamos sus mandamientos. 3 Pues éste es el amor a Dios, que guardemos sus mandamientos; y sus mandamientos no son gravosos.

1 Juan 5:1-3 RVR60

El presente escrito esta dirigido a personas que han creído que el señor Jesús es el Cristo, a hijos de Dios (nacidos de Dios).

En estos versos de 1Juan 5:1-3 se nos muestra la forma practica de mostrar nuestro amor por los hermanos en la fe, no solo algo teórico, sino una ecuación que contiene la siguiente proposición:

¨Si amo a Dios y guardo sus mandamientos, entonces es cuando verdaderamente conozco si amo a mis hermanos en la fe¨.

En la manera en que crece nuestra relación con Dios, y nuestro compromiso con su palabra, en esa misma proporción se incrementa nuestra Koinonia con los demás miembros el cuerpo de Cristo. Esta relación interna que cada creyente tiene con su amado creador, tiene manifestaciones externas apreciadas por los que nos rodean.

Pero para que se cumpla la proposición anterior, no vasta con que digamos que amamos a Dios, tenemos que guardar sus mandamientos, tenemos que ser obedientes a las directrices y enseñanzas de nuestro señor Jesucristo, las cuales están contenidas en las Sagradas Escrituras.

¿Quieres saber si verdaderamente amas a tus hermanos en la fe?

La respuesta a esta pregunta solo la determinaras en la medida en que puedas responder a la siguiente sugerencia: Examina tu relación con Dios, y compromiso que tienes con sus Exigencias.

Quizás al realizarte el auto examen te des cuenta que que tu relación con el Padre celestial no es tan buena que digamos, y que has tenido muy poco compromiso con sus ordenanzas en las ultimas semanas, pero que sin embargo tu relación externa con los hermanos de la iglesia no ha menguado. Pero te digo que no vasta que le caigas bien a los demás, compartas momentos agradables y divertidos, si tu comunión espiritual con el cuerpo no esta en orden. La familia que tenemos en Cristo tiene dos connotaciones, o bien dos tipos de relaciones:

a) La física: la que se desarrolla en la comunión con la iglesia local.

b) La espiritual: la que se desarrolla en nuestra comunión con el padre.

Ambas relaciones deben ser correspondientes una de la otra. Por ejemplo: << no es posible que yo tenga una buena comunión con Dios, y no tenga una comunión con la iglesia local>> Si es verdad que amamos al que engendro, también devemos amar al que ha sido engendrado por el.(v.1b)

Debemos aprender a amar sin hipocresía, sin fingimiento; y esto incluye no solo a nuestros hermanos en la fe, sino también a los que nos aborrecen...

Espero que nos amemos los unos a los otros, asi como el señor nos amo y se entrego por nosotros , que también nosotros podamos amarnos unos a otros... Bendiciones. :)

Entradas populares de este blog

Iglesia & Medios de Comunicación | IBJ

Gracias Dios por este día lluvioso aunque me tenga que mojar!!!

“Dios, en tus manos están nuestros tiempos”